La contabilidad es uno de los pilares para el buen funcionamiento de un negocio. Tanto si optamos por llevar nosotros mismos la contabilidad de la empresa, como si delegamos esa labor en una asesoría fiscal, hay algunos conceptos contables para pymes que conviene entender y tener en cuenta.

 

ACTIVO

El activo está formado por todos los bienes, derechos y recursos controlados económicamente por la empresa, de los que se espera sacar beneficio económico. Es decir, es todo aquello que posee una empresa o en lo que invierte.

Podemos diferenciar dos tipos de activos:

 

PASIVO

Por “pasivo” nos referimos a todas las deudas y obligaciones adquiridas por la empresa: con las administraciones públicas, con los proveedores, con un cliente, con una entidad bancaria…

Podemos diferenciar dos tipos de pasivo:

 

PATRIMONIO NETO

La diferencia entre los bienes y derechos de la empresa (el activo de la empresa) y las deudas y obligaciones (el pasivo) es lo que conocemos como patrimonio neto. Son, en definitiva, los recursos propios de que dispone la empresa para financiar su activo.

El patrimonio neto está formado por:

 

CUENTAS ANUALES

Las cuentas anuales son el conjunto de documentos que recogen la información contable de la empresa y plasman su situación financiera y su patrimonio. Muestran todas las actividades económicas realizadas por la empresa en un periodo de tiempo, lo que permite determinar si la empresa es solvente o no, y si es rentable invertir en ella. Es obligatorio presentarlas en el Registro Mercantil.

Las cuentas anuales están formadas por los siguientes documentos:

 

 

Traducir